lunes, 10 de febrero de 2014

Sons of Kemet @ Bimhuis

"It was the unveiling of a group with a unique take on jazz, Caribbean folk music and African Diasporan history".


Era una noche lluviosa y no tenía nada que hacer en casa. Tan solo pensar que a falta de plan me tuviese que postrar en cama desde muy temprano, decidí envalentonarme y agarrar mi bicicleta para tratar de llegar lo menos mojado a al Bimhuis una de mis salas favoritas. El Bimhuis es un espacio para el jazz que pertenece al Muziekgebouw de Amsterdam. Es un lugar pequeño y acogedor, con unas 100 butacas dispuestas en semi-circulo alrededor del escenario. Los mejores atributos del lugar es su excelente acústica y que detrás del escenario hay unas ventanas enormes con una vista fenomenal de la ciudad.

Llegué semi empapado y con escasos minutos para que empezara el concierto. Afortunadamente todavía había boletos. Esa noche: Sons of Kemet presentándose por vez primera en Amsterdam. Fui al bar a comprarme una cerveza y me sorprendió que la sala estuviera medio vacía, casi desértica. Nunca la había visto así. Supuse que el frío y la lluvia habían encerrado a la gente en casa.

Así pues, con cerveza en mano y ya sin mis ropas mojadas agarre un "spot" en medio del escenario. Solo unas cuantas almas aqui y alla. Pronto las luces se atenuaron y los hijos de Kemet subieron al escenario acompañados de unos cuantos aplausos. La primera impresión que tuve fue la muy peculiar alineación de este cuarteto: dos baterías, un clarinetista/saxofonista y una tuba... nunca había escuchado una tuba fuera de una orquesta clásica.



Las luces disminuyeron casi hasta apagarse. Poco a poco un sonido parecido al de un elefante emergió de la penumbra. En esos pocos segundos y con esas primeras notas supe que estaba a punto de escuchar algo enorme. Dicho y hecho, estos músicos son gigantes. Tienen una mezcla que va desde el jazz hasta ritmos latinos, pasando por compases de reggae y de calipso en una fusión e interpretación virtuosas.



En el saxo y clarinete esta el líder del cuarteto, el negrito que se llama Shabaka Hutchings, en una de las baterias está Seb Rochford (el loquito del afro que también  es lider de Polar Bear), en la otra batería esta Tom Skinner (tambien con un proyecto llamado Hello Skinny) en la tuba Oren Marshall que ese día no tocó porque tuvo que regresar a Londres de emergencia y en su lugar lo había sustituido un tubista belga llamado Michel Massot.

Michel Massot es un personaje demasiado bizarro y un músico INCREIBLE. Tuve la oportunidad de platicar con él en el intermedio y me comentó que suele tocar con unas 6 o 7 bandas belgas y francesas y que por eso no le había resultado nada difícil incorporarse a Sons of Kemet un día antes de su presentación en el Bimhuis... y yo con cara de idiota reafirmando la genialidad de éste tío. Una de las bandas para las que toca es Trio Massot, échenle una oreja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada